Retratos a lápiz de color

Embárcate en una vibrante travesía hacia el arte con nuestra exclusiva colección de libros, diseñada para perfeccionar tus habilidades en dibujo y coloreado. Esta singular serie, con ilustraciones que emplean secretos de iluminación de los grandes maestros clásicos, te invita a un universo de creatividad en la ilustración, ofreciendo una nueva perspectiva sobre la expresión artística. Aprende a dominar el juego de las tonalidades y texturas con lápices de color, y cómo los sutiles juegos de luz y sombra pueden dar vida a cautivadoras imágenes. A medida que te sumerges en la exploración de volumen y sombreado, encontrarás una valiosa oportunidad para pulir y perfeccionar tu estilo artístico, llevando tu arte a cumbres inexploradas. Emprende esta aventura y libera todo el potencial de tu creatividad.

Aprende a retratar como un profesional mujeres jóvenes. Ilustración artística con Lápiz de color

Este no es un libro para obtener trabajos finales ni tampoco es un manual de técnicas artísticas paso a paso, para eso ya hay otros libros extraordinarios, este libro es una colección de 60 ejercicios para aprender, a partir de una obra ya resuelta y apoyándonos en grisallas, a ver y a utilizar los colores, las texturas, los valores… con ejercicios entretenidos y atractivos. Es otra manera de abordar, mediante la experiencia y dibujando desde el primer momento, modelos especialmente realizados para facilitar el aprendizaje.

Grandes artistas como Pablo Picasso, Vincent van Gogh, Michelangelo, Leonardo da Vinci y Dalí, por ejemplo, han aprendido copiando obras de arte de Velazquez, Goya, Cézanne… Copiar arte es otra manera de aprender y muy estimulante.

Materiales recomendados

Hay dos tipos de lápices de color, los grasos y los magros. Los primeros utilizan ceras o aceites como aglutinantes («pegamento») del pigmento. Los segundos utilizan aglutinantes magros, dentro de este grupo están los lápices acuarelables que utilizan goma arábiga soluble en agua.
 
Los colores grasos se pueden diluir con aceites o disolventes. Los colores acuarelables son solubles en agua.
En algunos ejercicios del libro puede que te interese experimentar diluyendo un poco alguna zona, no mucho pues el papel no es muy resistente. Puedes diluir con un algodón húmedo o un pincel y secar enseguida.
Si disolvieras con aceite a modo de blender un color graso mancharías el papel por la parte de atrás porque recala y no seca. Por eso recomendamos magros (acuarelables) en lugar de grasos.
De todas maneras puedes hacer los dibujos sin diluir en absoluto y con cualquier tipo de lápiz. También puedes utilizar los dibujos como modelo y hacerlos en un papel de acuarela aparte.
 

Así pues, aunque recomendamos lápices acuarelables para no traspasar el papel si vas a diluir algún tono con fines expresivos, puedes utilizar cualquier tipo de lápiz si no lo piensas diluir.

Paleta de colores

 

La mayoría de las ilustraciones que hallarás aquí emplean la paleta limitada de Zorm: amarillo ocre, rojo bermellón o de cadmio, negro marfil y el blanco del papel. Ocasionalmente, incorporamos el azul índigo y otros matices para ofrecerte una gama más amplia. Esta paleta no solo simplifica la elección de colores, sino que también te invita a profundizar en la relación entre ellos y a descubrir su potencial.